Los hongos son microorganismos oportunistas que representan grandes problemas de salud y económicos en el Sector de Bienes Almacenados por la producción de toxinas.

Las micotoxinas son toxinas producidas por hongos que se encuentran de forma natural en una gran variedad de productos, que los pueden contaminar fácilmente en todos los eslabones de la cadena alimenticia: desde la cosecha, pasando por la recolección, almacenaje, transporte, elaboración y conservación. Este tipo de alimentos, principalmente granos y cereales, son utilizados como materias primas para la elaboración de alimentos para el ser humano como en la formulación de alimentos balanceados para animales productivos y de compañía.

Existen innumerables factores que afectan la contaminación por hongos productores de Micotoxinas, entre estos están la resistencia genética de cada cultivo, las condiciones climatológicas caracterizadas por temperaturas y humedades relativas altas, condiciones de transporte y almacenamiento inadecuado y un secado deficiente

Los riesgos y afectaciones de ingesta de alimentos contaminados por hongos y micotoxinas, representan en la salud humana afectaciones agudas a crónicas, que pueden llegar a la muerte.

En animales productivos, la presencia de aflatoxinas en los alimentos disminuyen los parámetros de la conversión alimenticia y productividad en elementos indispensables como la leche, carne y huevo.

¿Cuál es la naturaleza de las micotoxinas?

Los efectos de las micotoxinas son conocidos por el hombre desde hace muchos años. En Europa, durante la edad media, se presentaron epidemias que causaron la muerte a miles de personas. La causa de estas epidemias fue el ergotismo, micoticoxicosis originada por el moho Claviceps purpurea. Sin embargo, es a principio de la década de los 60 cuando en Gran Bretaña ocurren una serie de eventos que llevaron al descubrimiento de las aflatoxinas (Calnek et al., 1995). Para esa fecha, un brote de una rara enfermedad de etiología desconocida causó la muerte de miles de bovinos, ovinos, pollos y pavos. Por ser esta la especie en la cual se observó por primera vez la enfermedad fue denominada “Enfermedad X de los Pavos”. Científicos de la época concluyeron que la causa estaba asociada al alimento, específicamente a una harina de maní importada del Brasil. De allí, se logró aislar una sustancia producto del crecimiento de un hongo que al ser suministrada a animales sanos produjo una sintomatología, compatible con la desconocida enfermedad, demostrándose que dicha sustancia había sido producida por una cepa de Aspergillus flavus de donde derivó su nombre: Aflatoxinas. ***

***Ref. Revisión Micotoxinas: Riesgos y prevención. Fanny Requena1*, Elsy Saume2 y Alicia León1 .Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas. Apartado Postal 4653. Maracay, Aragua, Venezuela.

Hongos Y Micotoxinas de Importancia